S5 Oasis - шаблон joomla Видео
Activistas Opinan

Vincúlate a la Fundación Casa del Bosque

Haz parte de nuestro grupo de voluntarios, activistas y redes de apoyo comunicacional.
Lunes, 13 Enero 2014 09:42

Tecnopolítica, internet y contrahegemonía.

Written by 
Rate this item
(1 Vote)

Las relaciones sociales se hacen políticas cuando un grupo humano identifica sus intereses y encuentra en ellos la base fundamental de su existencia social. La ideología, en este contexto, se entiende como un sistema de ideas articuladas y coherentes, cuya orientación radica principalmente, en traducir conceptualmente la justificación de los intereses y prácticas sociales de dichos grupos humanos, en virtud, a un conjunto de relaciones sociales adversas o antagónicas. Así mismo, la organización de estos grupos concluye aquí como una puesta en marcha de estrategias y tácticas orientadas a la autoconservación, articulación y fortalecimiento de la vigencia de dichos grupos humanos en el ámbito de una sociedad. Por último, las relaciones sociales se fundamentan en escenarios sociales de experimentación, es decir, en escenarios concretos, ya sean territorios físicos o en nuestro caso, territorios virtuales o híbridos. Resumiendo, la política, es un sistema de prácticas e ideas orientadas a desatar dinámicas sociales para la vigencia de un grupo humano que se organiza, pues ha entendido cuáles son sus intereses.
    
 
Un grupo humano logra proyección en un ámbito social cuando su ideología-política logra articular para sí, aspectos históricos, económicos y culturales que le reivindiquen, es decir, cuando en un articulado discursivo encontramos la posibilidad de plantear un vínculo histórico con nuestro accionar, un vínculo económico con nuevas formas -o potenciadas formas- de producir riqueza material y vida digna y por último, cuando se posee un modelo simbólico coherente con nuestras prácticas sociales. Hablamos de intereses de grupos humanos que no se agotan en la coyuntura, hablamos aquí de intereses de grupos humanos cuya realidad, vigencia y discurso podría proyectarse en una línea temporal aguda, extensa.  
 
Insistimos, no hablamos aquí de coyuntura, no hablamos aquí de hacktivismo como "aquella manera en la que ponemos a disposición herramientas tecnológicas para dirimir alguna causa social o para apoyarla", no hablamos aquí de tácticas ni de métricas en redes sociales ni nubes de tags, hablamos aquí de trayectoria, de estrategia, de ideología, hablamos aquí de tecnopolítica...
 
Tecnopolítica una necesaria reflexión sobre la historia contrahegemónica de internet.
 
Las relaciones sociales son escenarios naturales de pugna y divergencia en donde en democracia optamos por el discurso, las ideas y las acciones coherentes en base a los derechos humanos para alcanzar nuestro lugar en el ámbito de una sociedad compleja y dinámica. Las luchas políticas son también luchas por el significado de una causa, por el significado y sus acciones.
 
Internet es hoy en día un escenario sociopolíticamente maduro, y entendemos esta madurez por cuanto en él, en internet, hoy se encuentran todos los aspectos fundamentales para hacer un política propia, una política auténtica en la que el accionar de un nuevo actor político: el activista tecnopolítico, encuentra una causa crítica independiente y también articuladora.
 
Internet hoy ya no es solamente un escenario de la información en línea, un escenario cyborg de la articulación ser-maquina, un escenario del social media, del marketing político o del chat puro y duro, no, internet es ahora visiblemente un escenario de contradicciones de poder y aquí no hablamos del 15M, la primavera árabe, la revolución en Islandia, momentos de estallido social en el que existieron algunos acompañamientos tecnológicos por parte de grupos organizados de sociedad civil, no, aquí hablamos de tecnopolítica y de internet como un territorio objetivo e híbrido compuesto de cables, servidores, empresas que centralizan nuestra información intima, paradigmas centralizados computacionales, software privativo, leyes que vulneran la intimidad y corporaciones de la tecnología que se ubican cada vez de forma más clara en el concierto del nuevo poder del siglo XXI.
 
Internet ya no solamente como un pasatiempo geek, académico o twitstar, internet ,ahora, como escenario en el que fuerzas sociales antidemocráticas plantean la desaparición de los últimos pilares de la democracia liberal (El Derecho a la intimidad como uno de ellos) a trocarse por una tecnocracia de la vigilancia basada en la especulación financiera, apalancada, por nuevos actores socio-económicos que hacen empalidecer a las otrora corporaciones históricas de poder: general motors, cocacola, mcdonalds y otras, y con esto, no restamos importancia a las mismas, en absoluto, con esto solo invitamos a señalar la existencia de nuevas organizaciones mundiales (de base tecnológica) cuyos dueños hoy ocupan los primeros puestos de millonarios del planeta, corporaciones que hoy gobiernan nuestras telecomunicaciones en una sociedad globalizada y conectada en un porcentaje vital. 
 
Hablamos de Oracle, Google, SONY, Microsoft, Orange, Claro, IBM, AT&T, Apple, Hewlett-Packard, Symantec, Nokia, Intel, Facebook, NVIDIA, Palm, Inc. entre otras hoy gobiernan parte vital de nuestra comunicación, desde nuestras tarjetas de red, servidores, software, correos electrónicos, buscadores, redes sociales, móviles, satélites, redes de internet, datacenters, ordenadores de casa, gps, computadores de autos, computadores de aviones, computadores para edificios inteligentes, sistemas de semaforización, sistemas de navío, marcapasos, neveras, televisores, lavadoras, drones y más...
 
La industria automotriz  construyó una geopolítica en torno al petróleo, hoy, las nuevas corporaciones de las telecomunicaciones construyen una geopolítica en torno a nuestra información personal y la explotación minera del coltán y el silicio en el mundo, los resultados millonarios ya están en forbes, las articulaciones con el poder Estatal se encuentran claramente demostradas por wikileaks, la subordinación de los Estados a sus intereses corporativos se evidencian a través de los programas de apropiación tecnológica de los ministerios de telecomunicaciones del tercer mundo, su influencia cultural se encuentra en evidencia a través de sus modelos de adulación al conocimiento individualista, al capitalismo cognitivo, a la mujer como fetiche digital y a la especulación bursátil como factor de exponenciación de riquezas. 
 
Internet tiene un escenario maduro para el debate político. Los activistas tecnopolíticos nos dedicamos a construir reflexiones que señalen y delimiten las nuevas relaciones de poder desatadas por la tecnologías y sus centros de poder corporativos, para así mismo, brindar líneas de acción hacktivista-tecnopolíticas. 
 
Tecnopolítica como una nueva geopolítica crítica de la dominación corporativa de la tecnología.
 
Un discurso contrahegemónico es maduro cuando posee alternativas a las relaciones de poder fundamentadas por el status-quo. Mientras el poder corporativo tecnológico plantea formas de centralización en las telecomunicaciones, la tecnopolítica plantea descentralización de las telecomunicaciones, mientras el poder corporativo tecnológico plantea capitalismo cognitivo, la tecnopolítica plantea producción cooperativa copyleft, mientras el poder corporativo tecnológico plantea software privativo, nosotros proponemos software libre, mientras el poder corporativo tecnológico y los Estados plantean vigilancia ciudadana desde internet, el activismo tecnopolítico plantea derechos a favor de la privacidad de la información digital ciudadana, mientras el poder corporativo tecnológico plantea apropiación tecnológica, la tencopolítica plantea empoderamiento y tecnologías situadas para la solución de problemáticas desde los territorios, mientras el poder corporativo tecnológico plantea neocolonialismo tecnológico, la tecnopolítica plantea soberanía tecnológica.
 
En el ámbito de los movimientos tecnológicos libres del planeta el debate ha sido planteado de múltiples formas, a saber: software libre, cultura de los commons, hardware libre, paradigmas de open data, paradigma de comunicación descentralizada y/o distribuida, soberanía tecnológica, producción cooperativa en red, distribución de bienes culturales digitales de acceso abierto, cultura hacker; hackmiting, hacklabs, casas tecnoculturales como escenarios físicos de producción alternativa tecnológica de base social. Organizaciones mundiales de trayectoria hacen parte de este gran esfuerzo por articular: Free Software Fundation, Electronic Frontier Fundation, Creative Commons Fundation, Chaos Computer Club, Wikileaks, Fundación Wikipedia, entre otras. A todo discurso político le subyace una propuesta práctica, el movimiento mundial activista tecnológico y de cultura digital la ha proveído poco a poco.  
 
Los intereses de los activistas tecnopolíticos están delimitados: Activismos en favor de la generación de estructuras descentralizadas y/o distribuidas para las telecomunicaciones de internet en el planeta, desmonopolización de las telecomunicaciones, leyes para la defensa de la privacidad de información digital ciudadana y anulación de la minería de datos, acciones políticas en favor de la soberanía tecnológica, cooperación hacktivista-tecnopolítica para las fuerzas críticas ecologistas, de género, antirracistas, de energías alternativas y de derechos humanos y políticos del planeta, acciones políticas en favor de los derechos de l@s ciudadan@s perseguid@s por sus compromiso con la democracia y la transparencia de la información gubernamental, acciones políticas en favor de la tenencia pública de los bienes estratégicos comunicacionales de los territorios.  
 
Internet tiene una historia diversa, una producción económica alternativa, una cultura respetuosa de la diferencia cultural y una política ascendente en contra de la centralización y la especulación de los bienes  sociales digitales y tecnológicos. La tecnopolítica como escenario de reflexión crítica de los lineamientos hegemónicos del poder en los ámbitos de la tecnología. La tecnopolítica como un sistema ideológico orientado a la identificación de contradicciones de poder en el continente llamado "internet". La tecnopolítica como escenario de debate académico-técnico en favor de modelos p2p que reemplacen al modelo cliente-servidor promocionado por las academias y las corporaciones tecnológicas para garantizar centralización de datos y poder hegemónico corporativo. La tecnopolítica como la política crítica de las tecnologías, su producción, su uso y su activación social. 
 
En los ámbitos tecnológicos el término "política" siempre fue visto de manera peyorativa, no teníamos intereses propios, hoy ya los tenemos. 
Read 11019 times Last modified on Martes, 25 Marzo 2014 23:55
Farid Amed

Activista Tecnopolítico.

Miembro de la Fundación Casa del Bosque.

BOLETÍN DE NOTICIAS FCB

Recibe información sobre nuestras acciones, convocatorias, talleres y eventos.

¡SOMOS FCB!

RESIDENCIAS PARA ACTIVISTAS